Herramienta de mano

Martillos

¿Necesitas incrustar un clavo, calzar partes o romper una pieza? Encuentra en FESMÉS los mejores martillos para golpear objetos y clavos. Una herramienta manual que todo el mundo debe tener en casa para realizar tareas de bricolaje. ¡No te lo pierdas!

Disponible para envío a domicilio Disponible para recoger en la tienda

Filtrar

* Los precios de los productos son de carácter orientativo y pueden variar dependiendo de la tienda.
** El precio que se muestra en la vista preliminar de los productos agrupados se corresponde al precio del producto de inferior valor.

Martillos

Comprar un martillo

En toda casa o taller es habitual encontrar un martillo, ya que es una de las herramientas manuales más comunes que existen. El motivo de esto es que permite realizar varias acciones para realizar trabajos de bricolaje como encajar un clavo en alguna tabla o quitar los que estén mal puestos, golpear un objeto para romperlo, entre otras funciones.

Un martillo está compuesto por dos partes, un mango y una cabeza pesada que puede ser de diferentes formas y materiales dependiendo de a que función este dedicado un martillo en específico. Además, la cabeza cuenta con dos lados, el extremo que se utiliza para golpear y el que complementa la función del primero.  También, se ha de mencionar que el mango es una parte fundamental para poder llevar a cabo un uso correcto del martillo, ya que ha tener una serie de requisitos como que sea antideslizante o que aguante la presión de un martillazo.

¿Para qué sirve un martillo?

Tal y como hemos mencionado anteriormente, el martillo es una herramienta manual muy común debido a su uso en muchos trabajos. Principalmente, un martillo esta destinado para golpear cualquier objecto o material, debido a su cabeza pesada que ayuda a dar un golpe más potente. Por eso, un martillo suele usar para encajar clavos o incluso desencajarlos de materiales y romper materiales muy duros.

¿Cómo usar un martillo?

Aunque sea una herramienta fácil de usar, como se ha de tener una serie de factores en cuenta antes de usarlo, ya que un uso incorrecto de este puedo poner en peligro tu cuerpo y hacerte daño. Por ese motivo, debes seguir los pasos a seguir recomendados que te damos desde FESMÉS:

Paso 1: Primero de todo hemos de elegir el martillo adecuado para la acción que queremos realizar debido a que hay martillos con distintas formas para llevar a cabo acciones diferentes. Además, una vez elegido el martillo debemos comprobar que esta en buen estado para evitar cualquier lesión.

Paso 2: Una vez tenemos elegido el martillo, debemos ponernos las gafas de protección con el fin de proteger los ojos en todo momento de cualquier astilla o trozo de piedra que pueda saltar.

Paso 3: Coger de manera firme el martillo por la parte inferior del mango y golpear el clavo u objeto que queréis golpear. Cuando estemos golpeando, si tenemos las manos sujetando el clavo o el objeto, debemos golpear con cuidado para no dañarnos las manos.

Tipos de martillos

El martillo es una herramienta se puede encontrar en distintas formas, según el trabajo que se vaya a realizar, por eso encontramos:

  • Martillo de carpintero: Tiene un lado cuadrado y el otro lado en forma de cuña y no suele ser muy grande y pesado. Es una herramienta utilizada principalmente para golpear, clavar o extraer clavos o algún otro objeto.
  • Martillo de uña: Tiene una cabeza más pequeña que el martillo de carpintero en un extremo y por el otro lado, unas uñas que tienen como fin hacer palanca y extraer todo tipo de clavos.
  • Martillo de bola: Está compuesto por un lado plano y en el otro lado tiene una semiesfera. Es usado frecuentemente en maquinación, cerrajería, carpintería metálica, etc.
  • Martillo de nylon: Es una herramienta imprescindible cuando se realizan trabajos en los que se ha de evitar dejar marca de golpeo en el material.
  • Martillo de chapista: Está compuesto por dos lados de golpeo planos y muy amplios para dar mejor forma. Es una herramienta usada para el alisado de objetos metálicos.
  • Envío a domicilio

    ¡No te preocupes de nada! Haz tu pedido y nosotros te lo enviamos a casa.

  • Recogida en tienda

    ¿Quieres venir a nuestra tienda? Reserva tus productos online antes de que se agoten.

  • Otros servicios

    ¡No esperes más! Haz clic aquí y descubre todo lo que FESMÉS puede hacer por ti.